COMO Y CUANDO NACE EL POBLADO

A continuación transcribimos un artículo publicado en el periódico EL DIARIO de Santiago de los caballeros y fechado martes 13 de marzo del 1923.

“ Transcurrían  a la sazón los días de nuestra última guerra emancipadora ( haciendo referencia a la guerra restauradora) y es fama que la gente de aquella vecindad (refiriéndose al poblado de Navarrete)  sobresalió, al servicio de Gaspar Polanco Borbón y Pepillo Salcedo, un mosalbete que respondía al nombre de José de Vargas, y quien adquirió el grado de Mayor en la misma compañía en la cual era cabo de reclutas Hilarión Level, soldado oscuro destinado a aparecer después en la más alta gerarquía de la República; feliz memoria de quien como Vargas puede, en sus recuerdos de Cantón, decir, que  aceptó los pies de aquel felino que  conoce la historia con el nombre de Ulises Heureaux.
Pasados los días, y habiendo nuestro mayor, tomado humos de autoridad, casó con la señorita, de buen linaje, Micaela Gómez, emparentada con gente buena de Mao, de Sabaneta y de Guaraguanó, habiendo adquirido para solar de sus amores, un fundo propiedad del entonces terrateniente Don Tomás Mogena, (de Mao) ignorando que con los primeros horcones de su rancho, plantaba a la vera del camino, el primer bohío de un pueblo que había de nacer en torno al suyo, en las tierras cuya propiedad rural se compartían, con otros pequeños amos de fundos, Don Luís Payero, Don Felipe Guzmán y el mismo señor Moguena, quien a raíz de la guerra con España emigró del lugar.
Nota: Cuando éste artículo nos hace referencia del sr. Moguena, Luís Payero y don Felipe Guzmán, nos está arrojando datos de las primeras familias que pudieron habitar estas tierras.

Sólo, como el fuete de un valiente en la ruta despoblada, se alzaba el hogarcito que tenía a la vera de los fogones, el burén; y veinte pasos más allá del soberao, el corral, de los chivos, que con sus ladinos berrear ponían el himno de la fecundidad sobre las pampas estériles…
Así,  como a tiro de fusil, se repartían los moradores el lugar, desde el Barrancón a las aguas de Mejía, hasta que de las gentes serrana, descendieron por los collados y hollaron  las llanuras polvorientas, María Josefa Checo, Los Bisonó y los otros Checo, quienes  con las frentes rociadas con las nieblas montañesas e iluminados los corazones por aquellos campos que apenas se encienden para calentar neblinas,  pusieron al sol rústicas tiendas,   en cuyos aleros y en cuyas hamacas,  - en dos hogares matrices, - nacieron o crecieron, Juan Caridad, José Elías, Ramón, Juan Francisco, Sinforosa, Luís y Alberto, ramas de Don  Juanico Bisonó y Doña Caridad Checo; y esta otra,  de un hogar gemelo, hermanos de aquellos en la sangre,  formada por Francisco, Miguel, Armando y Teófila, menores de Don Juan Francisco Bisonó y de Doña María Josefa Checo; quienes, al  ahondar raíces en el llano, dieron a sus retoños las bondades de la Sierra y el mismo temple de aquellos montañeses que,  avezados con los picos y los chorros, saben trepar por los barrancos que lame el agua, que festonan los helechos y coronan las manaclas, en cuyas pencas cribadas se dan las orquídeas al viento, como un pueblo de seráficas criaturas.
Y así,  en aquel rincón solitario, transcurría la vida de aquellas gentes sanas, mordiendo espinas, con el machete en la tala y el hacha en los desmontes,  quemando tunas,  destrozando cayucos, o sabaneando las guineas del matorral, en busca de huevos o a caza de pichones, para las batatas escasas  o para el caldo a la hora de retorno a primera noche…

Así  vivió entre zarzas y bajo el fuego solar, la gente dada a los montes azules de las lomas; así vivieron midiendo el agua en sus  ribazos, los amos del manantial y las colinas, mientras oía la vaca en el corral los lamentos del ternero busto al  buen recaudo por la previsión de las zagalas.
Así dormía, bajo el  sopor de los soles, o padeciendo el azote de las cabuyas   linieras, mansión de soledad o campo de correrías de gente extraña,  hasta que los despertó el derrumbe de los barrancones *( Barrancón donde el ejército Español fue derrotado) en la loma, para dar paso a una máquina que avanzaba por  el monte, coronada de humos.     ( En esta parte hace referencia al paso  de los rieles del Ferrocarril, en lo que conocemos como La Estación)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Crecimiento tecnológico de Navarrete.

BREVE RESEÑA DEL TRANSPORTE EN NAVARRETE

“EL MOTOCONCHO Y EL SERVICIO DE TAXI”

Miguel Ángel -Guelo

Los personajes de Navarrete